OTRA MANCHA MAS PARA LA DIRIGENCIA CORRUPTA DE ATE


Las razones para que el gremio de ATE se quede en silencio ante los malos tratos y las persecuciones políticas en la Ciudad de Rio Grande, de poco comienzan a ver la luz.  Uno de los silenciados por la gestión Melella a cambio de una seguridad económica para sus familias es el prosecretario de organización gremial de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Felipe Concha.

 

Concha, tiene a cinco familiares que tienen trabajo en la Municipalidad de Río Grande y entre todos perciben unos $153.000 mensuales. 


Durante la gestión del intendente Gustavo Melella, la familia Concha tuvo tres ingresos en planta permanente.

Felipe Concha es el segundo de Marcelo Córdoba en Río Grande y consiguió el aval -primero del ex intendente Jorge Martín y luego de Gustavo Melella, para favorecer a varios familiares con puestos en la Municipalidad, a costa de no pedir la reivindicación salarial ni mejora de condiciones laborales de los trabajadores del Estado.


Felipe Dionisio Concha, legajo municipal 1252/1, entró hace 29 años en el Municipio y, si bien se dedica a actividades gremiales, gana $31.331 por mes que pagan los riograndenses.

Cuando hace siete años se produjo el primer ingreso de un familiar del sindicalista, luego no hubo marcha atrás.

Marcos Martín Concha, legajo 4365/6, comenzó a trabajar hace siete años en la Municipalidad y, por mes, cobra un sueldo de $36.331.

Hace seis años, ingreso César Damián Concha, legajo 4474/1, quien a la fecha percibe haberes de $23.567.

En la actual gestión, los ingresos comenzaron con la hija del dirigente gremial. Soledad Elena Concha, legajo 4921/2, tiene un sueldo de $25.134 e ingresó hace tres años.

Marcelo Sebastián Concha, legajo 5135/5, entró hace dos años y cobra $16.950. Y por último, en 2016, la oportunidad fue para la nieta del sindicalista, Melina Balmaceda, legajo 5565/4, que gana por mes $16.291.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.