OBRA MILLONARIA GENERA SOSPECHAS

Abel Coccaro fue consultado en una radio local sobre la empresa Dos Arroyos, que construye planta de tratamiento de efluentes en Ushuaia, y si su empresa no tiene la tecnología para hacer una obra de ese tenor. Al respecto declaró “Nos presentamos junto con PROALSA, pero después nos descartaron y le dieron la obra a Dos Arroyos, que era la tercera empresa. La obra era de 250 millones de pesos y ganamos la mejor oferta, pero todavía no me dieron una explicación sobre ese tema. Habrá que evaluar si Nación baja alguna línea para ver a quién se adjudican las obras y a quién no”, sostuvo.

Tras la confidencia periodística de Abel Cóccaro que de que la UTE que había conformado con PROALSA,  salió primera con el precio mas bajo en la licitación por la construcción de la planta de tratamiento de efluentes en Ushuaia. Worman debió dar explicaciones y reconoció la adjudicación a Dos Arroyos, empresa constructora fuertemente vinculada con el presidente Mauricio Macri.

Coccaro consultado por el periodista radial agregó que; “Dos Arroyos está primero en las obras de Vialidad Nacional por casi siete mil millones en todo el país. A uno le hace pensar que puede haber alguna otra cosa, como ha pasado con Lázaro Báez. Ahora pasa con Dos Arroyos y mañana pasará con otra empresa”, lamentó.

“Yo tengo un buen contacto con la gobernadora, la apoyo y sé que está haciendo todo lo posible para que Tierra del Fuego esté mejor, me consta que trabaja mucho y como todos, tiene su virtud y sus errores. En este punto especialmente nadie me dio una explicación. Aceptamos de buen modo que la obra se adjudicara a Dos Arroyos y respetamos la decisión de gobierno, pero espero que en algún momento me den las explicaciones”, pidió.

Abel Coccaro puso de manifiesto que esta situación de ventaja manifiesta para la Empresa Dos Arroyos, no es la primera  única vez que sucede en obras relacionadas a la DPOSS en esta provincia. 


Apuntó que la obra de la planta de Río Grande “ya se había licitado y la ganamos nosotros, en una UTE con PROALSA. Como hubo un problema con el terreno que habían destinado, que no era del gobierno de la provincia sino municipal y estaba destinado a espacio verde, por cosas de la política no se pusieron de acuerdo la gobernadora y el intendente, y la obra se declaró desierta. Ahora estaría en vías de conseguir otro terreno, en la zona de Punta Popper”, dijo, confiando en que no habrá sorpresas.

El presidente de la DPOSS, Guillermo Worman, comentó sobre las objeciones que hizo públicas Abel Cóccaro, responsable de la empresa Cóccaro Hnos., a la adjudicación de la planta de tratamiento de Ushuaia a la empresa Dos Arroyos, cuando la UTE que habían conformado con PROALSA realizó una oferta menor.

Worman explicó que “tres empresas se presentaron para construir esta planta de tratamiento de efluentes cloacales, que estará en la desembocadura del Arroyo Grande, detrás de la central termoeléctrica. Hicimos una licitación pública y se presentaron en UTE la empresa Cóccaro y PROALSA, la empresa Dos Arroyos y la empresa Cóndor. La UTE hizo dos propuestas para analizar, que se llama básica y alternativa; básica es cuando la empresa cotiza lo que uno pide, y alternativa cuando la empresa hace una propuesta diferente a lo que busca el pliego. La empresa Cóndor cotizó la básica y la alternativa, y la empresa Dos Arroyos cotizó una sola oferta. En términos de costos de obra, se descartó la empresa Cóndor, porque la alternativa no era lo que buscaba la DPOSS; y quedó con una diferencia del 0,67% la oferta que presentó la UTE Cóccaro-PROALSA de la empresa Dos Arroyos”.

Confirmó que efectivamente la UTE Cóccaro-PROALSA “presentó la oferta más económica, con una diferencia menor al 1%”, que equivale a un millón seiscientos mil pesos menos aproximadamente.

“En los procesos licitatorios se conforma un comité de evaluación, que es un comité técnico. En nuestro caso hay una ingeniera ambiental, abogados y contadores. Este comité empardó las dos ofertas, me presentaron una serie de recomendaciones en carácter de presidente y, dado que la diferencia era muy baja, recomendaron que optara por alguna de las dos. Terminamos preadjudicando a Dos Arroyos, porque ponderamos una serie de variables y no solamente quién cotizó más bajo”, indicó, sin detallar las variables tomadas en cuenta.

Se le consultó sobre los antecedentes de Dos Arroyos, que no es una empresa provincial a diferencia de la UTE, y aclaró que “en este tipo de plantas que planteamos construir ninguno tiene antecedentes, porque tanto Cóccaro-PROALSA como Dos Arroyos firmaron un contrato con una empresa multinacional y construirían con la tecnología de esa empresa”. “En términos técnicos, los dos presentaron la misma propuesta”, manifestó, dejando el interrogante de por qué se optó por la oferta más cara, sobre un presupuesto oficial que rondó los 250 millones.

Cabe recordar que Abel Cóccaro había planteado la postergación a empresas de Río Grande, que emplean mano de obra local, para adjudicar licitaciones a empresas del continente y, en el caso de Dos Arroyos, lo vinculó con la gestión Macri como la nueva favorecida, como lo fue Lázaro Báez en el kirchnerismo.

Worman reiteró que “hasta ahora no se construyó ninguna planta con esta tecnología, y tanto la UTE Cóccaro-PROALSA como Dos Arroyos plantearon subcontratar a la empresa multinacional dueña de la patente para hacer ese tipo de construcción”.

Las declaraciones encontradas  de Abel Coccaro y de Worman  plantean interrogantes en cuanto al régimen de contrataciones y la existencia de licitaciones direccionadas para una determinada empresa o empresario.

1 comentario:

  1. estando WORMAN cualquier curro es posible

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.