DE TAL PALO TAL ASTILLA


Rio Grande - Tal el lema que viene como anillo al dedo a Gastón Fernando Natale, bajo la lupa algunos servicios de inteligencia federales sospechado de ser cabeza del tráfico de drogas, negocio que vox populi manejó monopólicamente su padre Nazareno ‘Cacho’ Natale, exitoso empresario de la noche y la timba, a excepción de algunos ‘perejiles’ que siempre son atrapados por largo brazo de la ley.

Pero a pesar de esta coincidencia en el negocio de la Droga, su padre lo había desheredado hace tiempo y boyó como bola sin manija hasta recabar en la religión evangélica.


Hasta que un día sus apetencias políticas y sus ganas de ser legislador provincial lo hicieron desembarcar en un pequeño partido político - partido Inclusión Vecinal Provincial- con el aval de Luìs “Microbio” Andrade en Río Grande, participando primer candidato a legislador por la Lista 176 de UNIR TDF.

Sin chances en la primera vuelta electoral, terminó traicionando a Federico Sciurano y también al partido vecinal, para acompañar a Rosana Bertone, quien tras su triunfo lo premió con la presidencia de la Dirección Provincial de Vialidad. 

Talvez su designación se debió a otros motivos, ya que él mismo se jacta de haber mantenido relaciones sexuales con la Gobernadora desde octubre de 2015 a marzo de 2016, lo que obviamente no causó esa infidencia ninguna gracia a la mandataria provincial.


No es casual que en círculos íntimos su progenitor Cacho lo califique de “vago e inútil”.
Es el peor de la lista de los funcionarios de Bertone, se cree el capo mafia y constantemente amenaza a los trabajadores de Vialidad Provincial con que si se meten con él les puede ocurrir un accidente.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.