CORRUPCIÓN POR AZAR

La historia de los retornos, conocidos como popularmente como “coimas”, no tiene fin y se puede decir que el común denominador son las concesiones estatales y desde hace muchos años tiene a los mismos protagonistas, legisladores y funcionarios del Ejecutivo.

Hemos visto la extensión de los contratos petroleros y la reducción a tasa cero de algunos productos, pero también está la explotación de los juegos de azar y en este caso la extensión de los contratos de explotación de juegos de azar al Casino Status de Nazareno “Cachito” Natale, zar de la droga y empresario de la noche.

Cabe recordar que en el 2005, el entonces presidente del IPRA –el recientemente fallecido Carlos Page- fue denunciado penalmente por haber adjudicado la explotación de máquinas “tragamonedas” al Casino Status, por diez años, sin observar los requisitos establecidos por la ley provincial Nº 88. El Tribunal de Cuentas pidió al juzgado de turno que se investigue al ex presidente del Instituto Provincial de Regulación de Apuestas, por la posible comisión de los delitos de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público.


Al margen de esta irregularidad, la concesión quedó firme y en el 2015 finalizaba el plazo de concesión de la explotación. Pero he aquí que la Legislatura provincial vino de nuevo al rescate de “Cacho” Natale y las distintas bancadas legislativas le otorgaron nuevamente la concesión por diez años más, pero como siempre, con un suculento retorno de $1.000.000,00 a cada uno de los parlamentarios que votó dicha extensión.


Los Legisladores del período 2011-2015 que levantaron la mano. Como no podía ser de otra manera, ellos fueron: (UCR) Pablo Blanco, Liliana Martínez Allende y Juan ‘Pipo’ Rodríguez, (MPF) Damián ‘Loli’ Löffler, Jorge Lechman y Claudia Andrade; (PP) Adrián Liendo, (PPP) Laura Rojo; (PSP) Fabio Marinello y (PJ) Eduardo Barrientos y por supuesto Fabiana Ríos, quien previamente ya tuvo sus negocios con el Tío Adrián Arias.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.